You are here: Home
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

Eric Eduardo Palma

This folder doesn't exsits.
Oct05

DEFENDIENDO EL TRIUNFO DEL NO ANTE LA INSENSATEZ POLITICA

He leído, no sin gran desazón, numerosas columnas cuyo objetivo principal es “ningunear” la victoria del NO. Para valorar esta gesta ciudadana en su justa medida cabe precisar algunas cosas.

  1. 1. Salida violenta o pacífica de la dictadura.

Hubo dos posiciones dentro del amplio movimiento popular y ciudadano que aspiraba a terminar con el dictador: la salida armada versus la salida pacífica. Los defensores de la lucha insurreccional urbana como vía para derrotar al dictador, invitaban a la población a una aventura militar que bien podía derivar en una guerra civil. Los que nos jugamos por el NO rechazamos por razones morales y de eficacia política dicho camino.

17 años de muerte, tortura, represión física y psíquica nos parecían más que suficiente como experiencia social traumática. La vía armada sólo garantizaba prolongar este sufrimiento. Ningún dato objetivo daba el menor indicio de éxito para una lucha de tales características. Sólo se podía vislumbrar más dolor y muerte.

Es altamente probable que muchos de los que hoy procuran “ningunear” al triunfo del NO desconozcan esta disyuntiva. O tal vez, conociéndola, fuesen partidarios de la “derrota militar” del dictador (o de la derrota armada del actual modelo neoliberal).

La sola circunstancia que la victoria del 5 de octubre permitiera salir de la dictadura cívico militar, con su secuela de terrorismo estatal y crímenes de lesa humanidad, es motivo más que suficiente para tener a esta victoria como una auténtica epopeya ciudadana.

  1. 2. La desigual batalla por el triunfo del NO

La campaña por el NO se hizo en plena dictadura. Los aparatos represivos del Estado estaban absolutamente activos y el trabajo político tuvo que hacerse venciendo el miedo a los sapos de la CNI.

La campaña se hizo contra el Estado en su conjunto y todos sus medios: fue una pugna entre una parte de la población y el aparataje estatal.

También se hizo contra todo el empresariado chileno y su fortuna: la derecha económica puso todos sus recursos a disposición del SI. Incluyendo, por cierto, el amedrentamiento a nivel laboral.

Se olvida que se tenía al frente a una parte de la población. De cada 10 chilenos, 4 defendían el accionar del dictador. Y este 40% se sentía absolutamente empoderado por el Estado y el patrón.

Se hizo también contra una parte de los rivales del dictador, los violentistas, que descalificaban nuestro trabajo y nos acusaban de “idealistas e ilusos”. Sostenían que la historia indicaba que ninguna dictadura había sido derrotada por esta vía. Y que derrotada, jamás reconocería la derrota y mediante el fraude se las arreglaría para no entregar el poder.

  1. 3. La inteligencia y valentía del pueblo de Chile
 
Jul22

LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE EN EL SENO DE LA NUEVA MAYORIA

Para quienes venimos promoviendo la convocatoria a una Asamblea Constituyente (en adelante AC) desde hace más de diez años, resulta preocupante que algunos sectores pretendan transformar la convocatoria en su bandera de lucha y de identidad. Ello porque tenemos claro que una cosa es el éxito político actual en la difusión de la idea de AC y otra, muy distinta, la aceptación de la misma por la mayoría de la población como un procedimiento legítimo.
Quienes promovemos su convocatoria no hemos generado ningún hecho político que permita constatar esa aceptación por la población electoralmente activa. Voluntad que tiene que ser mayoritaria, nacional, y no sectaria. Por lo mismo resulta del todo inconveniente que la AC sea considerada por algunos como su bastión o como la trinchera desde la que se disparan voces acusadoras. Para que la Asamblea Constituyente sea exitosa requiere de todos los que la promueven. La primera responsabilidad de cualquiera que esté verdaderamente interesado en hacerla posible, es llamar a la unidad de todas las fuerzas políticas que han optado por ella: la división de los sectores que la defienden sólo hará más difícil alcanzar el objetivo.
El peor error y el más flaco favor que haríamos a la AC a propósito de estas elecciones presidenciales sería concluir al término de las mismas, como parece quieren algunos, que la promoción de la AC los ha transformado en “promesas políticas”.
 
Pág. 3 de 31
Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Eric Eduardo Palma

Abogado, Doctor en Derecho
Magíster en Historia.
Magíster © en Educación.

Su investigación se orienta a la historia del Derecho de los siglos XIX, XX y XXI.

En materia de asesoría legal es Diplomado en Derecho del Consumo por la Universidad de Valladolid y especialista en derechos sociales, económicos y culturales.

Últimas visitas

Derechos de Autor

Derechos Reservados ©.
Todos los Archivos,  Apuntes y Presentaciones,  pueden  ser utilizados  nombrando al autor y su  fuente.

Eric Eduardo Palma G.
Abogado
Doctor en Derecho