La campaña del rechazo a la nueva constitución tiene una larga data y varios de sus actores principales la siguen  respaldando hoy día en el seno de la Convención. Se trata de un liderazgo que conduce a la derecha a un punto muerto y que ha conseguido lo que era impensado: alianzas y pactos coyunturales entre fuerzas de centro izquierda e izquierda que hasta ayer estaban en trincheras opuestas, es más, han gatillado acuerdos sustantivos entre actores del movimiento social y los partidos políticos, enemigos declarados a propósito de las elecciones para la Convención Constitucional.

El discurso y la palabra de la derecha está en crisis. Hoy escupe lo que ayer glorificó y recurre a las peores prácticas para descalificar un mecanismo (los 2/3) que ella exigió y promovió como garantía y contribución a la legitimidad del proyecto de texto constitucional que aprobaría la Convención: su palabra y su discurso vale muy poco en esta trascendente coyuntura.

Radio-uchile-Kemy-Eric.jpg

La doctora en Filosofía y docente de literatura plantea un sello feminista a su propuesta de gestión al frente de la máxima autoridad de nuestro plantel educacional. Mientras, el docente de la Facultad de Derecho señala que es necesario democratizar la casa de estudios y sumar a nuevos actores a una nueva “ciudadanía universitaria”.

Si bien dos de los cuatro aspirantes son académicas, Rosa Devés, vicerrectora de asuntos académicos de la Casa de Bello, es quien suma más bonos para transformarse en la primera mujer en liderar la tradicional casa de estudios. En las próximas semanas se hará el llamado oficial que suma otros a tres contendores: Kemy Oyarzún, Sergio Lavandero y Eric Palma.

Buscar