You are here: Home Comentarios de Actualidad ¿TOPO CONSTITUYENTE O HUMANO CONSTITUYENTE? : CRITICA A GABRIEL SALAZAR (I)
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

Eric Eduardo Palma

¿TOPO CONSTITUYENTE O HUMANO CONSTITUYENTE? : CRITICA A GABRIEL SALAZAR (I)

E-mail Imprimir PDF

Gabriel Salazar acaba de publicar en Lom “En el nombre del Poder Popular Constituyente (Chile, Siglo XXI)”. El trabajo puede entenderse como un momento más de una tarea historiográfica legítimamente impulsada por una motivación política: que el bajo pueblo se reconozca como alternativa histórica de poder. Motivación que comparto. La obra es claramente un trabajo de coyuntura. Cumple a cabalidad con la idea que muchos compartimos de poner el conocimiento al servicio de la liberación del pueblo. Permite dar sentido histórico a la lucha que desarrolla por estos meses al movimiento estudiantil y el movimiento ciudadano. Desde este punto de vista, es decir políticamente, es probable que un sector del movimiento califique al libro como una contribución

Supongo que también lo será para algunos de los que vienen promoviendo la convocatoria de una Asamblea Constituyente. En la obra se encuentran buenas razones de tipo histórico para seguir creyendo en el éxito de esta empresa.

Comparto en términos generales la motivación (vengo enseñando a Paulo Freire en mi clase desde hace décadas e impulsando la Asamblea Constituyente a través de MOVASAC y Chile a la Carta desde principios del siglo XXI), sin embargo, la introducción en esta obra de una metáfora, la del topo constituyente, me resulta preocupante: “La resiliencia y elasticidad de la memoria social (ciudadana) hace posible que existan procesos histórico-culturales subterráneos, que reptan y se filtran, de sujeto a sujeto, bajo los cimientos del espacio político monopolizado por el Estado, casi siempre invisibles a la ley. Sin embargo, pese a ese carácter, sostienen su soberanía e historicidad sobre plazo de larga duración. Son armas históricas de largo alcance. Es el modo de trabajar de la soberanía popular: movimientos culturales lentos, subsistentes, bajo tierra. Consolidándose y socavando…” –pág., 55-.

El autor usa la metáfora (http://www.lanacion.cl/noticias/site/artic/20100109/pags/ 20100109232 241.html) para impulsar el ejercicio del poder constituyente por los sectores populares. Propone comprender la existencia del movimiento popular como la de un ente que se sumerge en la tierra para reaparecer cada cierto tiempo y desplegar la experiencia de organización que ha venido acumulando a través de una historia cuyas raíces se hunden en la Edad Media y la época colonial. Ha hecho su aparición en la coyuntura que vivimos. Siendo ésta una nueva oportunidad Salazar nos invita a contribuir a la eficacia de su acción.

La metáfora marxista del topo, animal ciego, sordo, poco conocido, débil, solitario y agresivo con su propia especie resulta en último término un desafío político para una propuesta que comprende la Asamblea Constituyente como una extraordinaria oportunidad para construir sociedad y Estado desde una cultura humanitaria, en la que la democracia y los derechos humanos tienen un rol central.

Entre quienes venimos promoviendo la convocatoria de una Asamblea Constituyente existe absoluta claridad que el momento constituyente implicará un encuentro-desencuentro. Encuentro de todos aquellos que pensamos que el actual orden constitucional no es legítimo y que nos asiste como pueblo el derecho a darnos una nueva Constitución. Y desencuentro respecto de la visión de individuo constituyente, del tipo de sociedad y de Estado hacia el que aspiramos a avanzar.

Frente al topo constituyente, nosotros, primero en el Movimiento por la Asamblea Constituyente y luego en el movimiento Chile a la Carta, hemos impulsado la imagen del sujeto histórico, del humano constituyente.

Cuestionar la imagen del topo constituyente nos obliga a reflexionar críticamente la propuesta salazariana. Siguiendo lo explicado en mis clases y en algunas conferencias abordaré en las próximas semanas los siguientes aspectos de su obra. 1. La recuperación de un mito conservador-liberal por don Gabriel: La Edad Media y el Antiguo Régimen como una época de oportunidades para el pueblo. 2. Portales, un mito historiográfico que vence también a Salazar. 3. La errada comprensión en su obra del impacto histórico del movimiento constituyente de 1925. 4. La crítica de Salazar a la ley parlamentaria, la democracia, los partidos políticos, los gobiernos mesocráticos, la Unidad Popular y Allende, otra coincidencia con el conservadurismo historiográfico. 5. La porosidad de un concepto o del uso y abuso de la noción de soberanía, pueblo y ciudadanía. 6. Los silencios de la obra social política salazariana: iglesia, esclavitud, mujer, ecología y globalización.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Últimas visitas

Derechos de Autor

Derechos Reservados ©.
Todos los Archivos,  Apuntes y Presentaciones,  pueden  ser utilizados  nombrando al autor y su  fuente.

Eric Eduardo Palma G.
Abogado
Doctor en Derecho